Rusia suspende la entrada al país de ciudadanos chinos a partir del 20 de febrero.