A su regreso de Tokio Recibe César González a Ilse Guerrero